COMUNIDADES DE APRENDIZAJE

COMUNIDADES DE APRENDIZAJE 

Las comunidades de aprendizaje surgen con la necesidad de transformar la educación. Se intenta que la educación sea integral y que tenga éxito, que pueda repercutir en toda la comunidad. No se centra solo en el aprendizaje del alumno, más bien en todo lo que puede repercutir para bien en la sociedad.

“Un proyecto de transformación social y cultural de un centro educativo y de su entorno, para conseguir una sociedad de la información para todas las personas, basadas en el aprendizaje dialógico, mediante educación participativa de la comunidad que se concreta en todos los espacios, incluida el aula”(Elboj, C. Puigdellí vol,I. Soler, M. & Valls. 2002).

Los proyectos que son llevados a cabo, tienen una estructura bien llevada, dentro de cada estructura existe flexibilidad para poder adaptarla al centro educativo y a la sociedad en la que se desea implementar.

En la teoría sociocultural del desarrollo y del aprendizaje de Vygotsky, tiene como fundamento la relación  del contexto con las personas en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Lo que un niño es capaz de hacer hoy con la ayuda de alguien, mañana podrá hacerlo por sí mismo” (1996, p134)

Así mismo se manifiesta y habla de la zona de desarrollo próximo, textualmente dice lo siguiente:

“La zona de desarrollo próximo. No es otra cosa que la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz” (1996, p133).

Nos dice que es fundamental la interacción con la comunidad, sociedad o civilización de las personas desde temprana edad llevando este proceso de enseñanza-aprendizaje a un campo real.

Es muy importante entender que las personas aprendemos más significativamente si participamos de la actividad, es importante observar a las personas realizando algo con el fin de aprender.

Hace pocos días observe desde el balcón como un niño de aproximadamente 3 años sabía rellenar un cubo de plástico pero no sabía qué hacer con el mismo, lo único que hacía era rellenar el cubo y caminar unos pocos pasos ponerlo sobre la tierra o simplemente esparcirlo por el parque; sin embargo, luego de uno 20 min. Aproximadamente llegó un niño de unos 5 años el cual con el mismo cubo y con la misma arena construía castillos hermosos y con significado (para el) que le permitían jugar con sus caballos de plástico que había llevado, el niño de 3 años observo detenidamente lo que el otro hacía por un buen rato… luego de un tiempo  utilizó el cubo para construir su propio castillo ( levantando un imperio de arena) incluso luego de hacerlo llamó a los otros niños que vengan a cuidar y jugar con sus castillos mientras el seguía habiendo otros y perfeccionándolos a los anteriores. Pude observar que el niño aprendió haciendo la actividad.

Entendí que se puede construir aprendizajes compartidos y que estos permiten mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje, si en un parque un par de niños fueron capaces de construir conocimiento,  en las aulas con la diversidad que existe y más aún en toda la comunidad educativa (profesores, familias, directivos, entidades) podemos crear un proceso de enseñanza-aprendizaje rico en conocimientos, competencias, relaciones entre iguales, etc.

Relacionarse interpersonalmente mejora muchísimo para la construcción del conocimiento. Mead explicita el concepto de que la mente se desarrolla a partir de la actividad interpersonal, considera:

“El proceso social mismo es el responsable de la persona; ésta no existe como persona aparte de este tipo de experiencias”

Puedo explicitar entonces que la interacción humana permite construir y diseñar patrones de comportamiento y conducta entre unos y otros en la sociedad.

6155343530_cb4f503d76_m

Licencia de Creative Commons
Un informático en la sociedad by Alex Calderón is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Anuncios

LA COLABORACIÓN DOCENTE

COLABORACIÓN DOCENTE  PARA MEJORAR LA INCLUSIÓN EDUCATIVA EN NUESTRAS AULAS.

“La ayuda mutua puede ser una excelente forma de abordar las dificultades, incertidumbres y retos que plantea la atención a la diversidad, (…) en los que se analizan y buscan soluciones a los problemas que suelen surgir en la actividad diaria del aula y de centro”. (Parrilla, 1996, p.20)

Trabajar en equipo de manera cooperativa y colaborativa es una base fundamental en los centros educativos, permite llevar a cabo objetivos y competencias que no se pueden lograr de manera individualizada; sin  embargo, aún es un talón de Aquiles en muchos de los centros educativos.

En los centros educativos la atención a la diversidad por la falta colaboración docente es escasa o nula por  falta de estrategias, conocimiento del profesorado y de las autoridades del plantel. Esta falta de  conocimientos o competencias hace que sea difícil consensuar o enlazar una educación de calidad.

La globalización y la pluralidad en las aulas hace que seamos más conscientes que la colaboración sea necesaria y se consolide como un pilar fundamental. Hopkins y Stern (1996) , nos hablan que es necesario el compromiso(voluntad de ayudar a todos los alumnos), el afecto( entusiasmo y cariño hacia los alumnos), el conocimiento de la didáctica de la materia enseñada ( hacerla accesible para todos), los múltiple modelos de enseñanza( flexibilidad y habilidad para resolver lo imprevisto), la reflexión sobre la práctica e imprescindible el trabajo en equipo que promueva el aprendizaje entre los colegas.

Uno de los problemas más destacados para que no se lleve a cabo el trabajo en equipo es la falta de conocimiento o formación del docente en: conocimientos, habilidades, recursos, actitudes, estrategias, manera de evaluar, valores, etc… Esto hace que no sea factible la respuesta o la actitud para atender las necesidades de nuestro alumnado peor aún una respuesta eficaz y de calidad.

Me gustaría romper ese mito que escucho muy a  menudo que trabajar en equipo entre el profesorado es la cura para todos los males en la enseñanza, esto no es así , pero es un camino que ayuda alcanzar objetivos bastante grandes y mejorar la calidad, la motivación tanto de nuestro alumnado como del profesorado mismo. Permitiendo llevar a cabo estrategias, acciones y llegar a objetivos fieles a nuestras concepciones.

La colaboración entre el profesorado es muy importante para romper de alguna manera costumbres o conductismo y paradigmas mal formados que hace imposible la cooperación y la coolaboración. Se debe tener en cuenta en la colaboración docente que la interdependencia positiva, es decir esfuerzos individuales para que resulte beneficiado todo el entorno, llegar al objetivo beneficiándolo en su totalidad tanto al grupo de trabajo como a la comunidad educativa (Walss y Valdés, 2010).

Muchas de las veces se asume que por la experiencia en los centros educativos o los años de prestigio estas estrategias o competencias están ligadas o fluyen, siempre es necesaria la formación constante y la formación de equipos de trabajo de los docentes y también que formen parte: mediadores intercultruales, padres de familia, directivos, alumnos  que permitan compartir ideas y sugerencias para la mejora de la colaboración y la cooperación docente.

Es imprescindible poner en práctica modelos más sociales de aprendizaje, como afirma Imbernón(2007) y pasar del individualismo docente al trabajo colaborativo y cooperativo para mejorar y transformar la práctica educativa. Acceder a lo que otros profesores piensan, sienten y hacen ayuda a reflexionar y aprender en colaboración (Margalef, 2005).

Es importante volver a plantearse objetivos de nuestras asignaturas en las cuales podamos incluir apoyo de otro compañeros docentes que nutran y exploten nuestras habilidades y viceversa es un trabajo arduo pero que dará muchos frutos, compartir finalidades y objetivos claros con otros docentes es una de las lineas a seguir para alcanzar la meta.

IMG_5242